a

Las tensiones sociales que se intensificaron con la crisis COVID-19 necesitan comunidades capaces de analizarlas, debatirlas y enfrentarlas para descongestionarlas.